Hoy se cumple un nuevo aniversario de la consagración del seleccionado argentino en el mundial de básquet 1950

La Selección de Canavesi sorprendió al mundo como lo hizo la de Magnano mas de medio siglo después.

Los primeros campeones del mundo fueron argentinos y, como la generación dorada, vencieron a Estados Unidos. El torneo se jugó en el Luna Park y el equipo nacional entró para siempre en la historia.

Antes de la generación dorada que fue primera en Atenas 2004 y segunda en el Mundial de Indianápolis en 2002 -entre otros logros- hubo un equipo nacional que quedó en la historia de este deporte. Era finales de los cuarenta y la realidad era diferente, el continente europeo salía de la dolorosa segunda guerra mundial, y comenzaban a respirarse aires de cambio. En este marco, y el de un congreso de la FIBA en 1948, es que el secretario general William Jones propuso organizar el primer Campeonato Mundial de Básquet en 1950.

Por las consecuencias de la guerra, se decidió que el torneo se disputara en América, y el país elegido fue la Argentina, ya que contaba con un buen equipo que había tenido un papel aceptable en los Juegos de Londres ’48 y con el apoyo político necesario. La sede elegida fue el mítico Luna Park, que albergó, una vez más, una pieza importante del deporte nacional. El torneo se llamó Primer Campeonato Mundial de Basket-Ball Libertador General San Martín, como homenaje por el centenario su fallecimiento.

El juego era distinto. Con el correr de los años y las modificaciones al reglamento que se fueron haciendo, el deporte ha variado, pero no desde su esencia. Las normas que se fueron introduciendo beneficiaron el juego ofensivo. Como clara muestra, el partido final entre la Argentina y Estados Unidos fue el de más alto puntaje en la competición y fue solamente 64-50 a favor del equipo nacional.

Los países que formaron parte del Mundial fueron: Estados Unidos, Chile, Egipto, Francia, Yugoslavia, España, Brasil, Ecuador, Perú y Argentina.

El entrenador de aquella Selección fue Jorge Canavesi, secundado por Casimiro González Trilla, quien “tenía un grado bajo de empatía con sus dirigidos era un analista extraordinario que tenía una paciencia especial”, según palabras del director técnico, quien sostenía que los jugadores “no tenían que parar de correr”, para así contrarrestar la altura de los contrincantes. Primero se realizó una preselección de 50 jugadores de todo el país, luego quedaron 20 y finalmente los siguientes 16:

Pedro Bustos, Hugo del Vecchio, Leopoldo Contarbio, Raúl Pérez Varela, Vito Liva, Oscar Furlong, Roberto Viau, Rúben Menini, Ricardo González, Juan Carlos Uder, Omar Monza, Alberto López, Alberto Lozano, Ignacio Poletti, José Ventura y Jorge Nuré.

El torneo comenzó el 22 de octubre de 1950, y con vistas en esa fecha, los jugadores concentraban en River, y durante tres meses llegaron a entrenar seis horas por día. El Mundial tenía un formato peculiar con ronda preliminar, repechaje y ronda clasificatoria.

Una victoria en el debut por 56 a 42 a Francia, le bastó al equipo para acceder a la ronda final, en la que venció a Brasil (40-35), Chile (62-41), nuevamente el Francia (66-41), Egipto (68-33) y así llegó el último partido para definir el primer puesto frente a los Estados Unidos.

En el encuentro final, jugado el 3 de noviembre, la Selección de Canavesi logró un histórico triunfo frente a la máxima potencia mundial, que había llegado a la competición con el equipo entero de los Denver Chevrolets. El primer tiempo terminó 24-34 y en el segundo, cuando el rival se acercaba en el resultado, el entrenador decidió el ingreso de Hugo del Vecchio, finalmente figura y goleador con 14 puntos.

Cuando terminó el partido, la gente comenzó a festejar ante la mirada atónita de varios de los jugadores que no sabían de que manera se celebraba un campeonato. Cuando salieron a la calle, la gente se acercaba con antorchas en homenaje al equipo, en lo que se denominó “La noche de las antorchas”.

Oscar Furlong había sido elogiado por el técnico estadounidense luego de su actuación en los Juegos de Londres: “Es de los mejores del mundo, junto con nuestro jugadores”. En el ’50, el jugador de Villa del Parque estuvo en el quinteto ideal, junto con Roberto González. La figura argentina también manifestó que el título “es más valorado ahora, ya que los medios informativos no tenían la importancia que tienen”.

De esta manera el básquet argentino comenzó su historia mundialista con lo más grande que se puede conseguir. Se esperaba que ese equipo obtuviera el tercer o cuarto puesto, pero sorprendió a todos con el título y venciendo a la potencia. Esa historia ya es conocida, ¿o no?.

Nota: Iván Sandler, Revista El Gráfico

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.950 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: