ALMIRANTE BROWN tiene equipo y se hizo con amigos

JUNTOS, COMO SIEMPRE. Parte del grupo de amigos posa frente a la cámara horas antes de jugar el primer partido de cuartos. LA GACETA / FOTO DE EZEQUIEL LAZARTE

Hacía 24 años que Lules no veía a uno de sus equipos jugar al básquet. Justamente, 24 es el promedio de edad del grupo de chicos oriundos de esta tierra que rompieron con esa hilera antideportiva. La sequía “naranja” en el sur funcionó en sus vidas, como el reloj de tiro de 24 que los va apurando en cada partido. Y aunque en este caso sean años y no segundos, la chicharra sonó y su tiro entró derecho al corazón del “amateurismo”: Almirante Brown volvió reunir a los cinco que los representen en la Liga del Sur, por obra y gracia del esfuerzo de un grupo de amigos. Como el suyo o como el mío con el que festejaré hoy.

Esteban Ruiz Saavedra y Alejo Alzogaray son dos de los amigos que plantaron la semilla de una planta cuyos frutos enriquecen a su localidad. “Este era un equipo de seis que empezó a jugar hace siete años en una canchita de una plaza del barrio UOM. Después de un tiempo y en un asado dijimos que era hora de formar un equipo en serio”, recordó Esteban. Los otros cuatro compinches del grupo son Marcos Nogales, Julio Aybar, Martín Aparicio y Jorge Luis Massa.

La idea de “seriedad” significaba para ellos ser el icono de del básquet en Lules. “Nuestro sueño siempre fue representar a Lules y mucho mejor si era en el club del cual todos somos hinchas. Siempre vinimos a la cancha a alentar a los otros equipos y hasta ahora no podíamos practicar nuestro propio deporte”, agregó Alejo.

El primer acercamiento

Si eso era lo que querían, debían moverse. “Durante este proceso, una vez fuimos a ver una semifinal de la Liga del Sur y ahí estaba el presidente (Raúl Deguer). Uno de nosotros se acercó y le comentó que queríamos participar. Él respondió que teníamos las puertas abiertas”, relató Alzogaray.

El primer paso estaba dado, pero todavía faltaban dos cosas: la confirmación del ingreso a la Liga y reacondicionar la cancha del club. “Nuestro entusiasmo nos llevaba a hacer todo lo que estaba a nuestro alcance, pero rápido. Sacábamos las cosas de abajo de la tierra y las hacíamos. Lo otro (pasar a formar parte de la liga) ya no dependía de nosotros”, confesó Esteban. ¡Qué entusiasmo!

La resurrección del básquet en el “marino” no se iba a hacer sola y, desde tarjetitas de presentación hechas por computadora hasta el tejido de las redes de los aros, los comprometió a cada uno de los integrantes del corto plantel. (Ver aparte “Cada uno…).

El resto estaba en otras manos, las de la Asociación sureña. Lo que se vino fue un proceso de varias tratativas en la asociación para poder ser parte de la Liga representando a Brown. Dos compañeros más y yo íbamos a las reuniones semanales de la asociación en Concepción para seguir de cerca cómo iba nuestra incorporación, hasta que finalmente el año pasado se nos dio”, contó Ruiz.

El otro paso era la conformación de la plantilla. “Teníamos que empezar a buscar gente y se sumaron otros chicos luleños. Nuestro primer amistoso fue contra Monteros. El Director de Deportes de la Municipalidad nos fue a ver y después hizo gestiones para que jugáramos en cancha de Almirante”, detalló Álvaro.

Finalmente, todo el esfuerzo había dado resultado. El equipo representa a Lules y al club. Aquella canchita del barrio quedó un poco en desuso, pero se mantendrá viva por los sueños que allí plantaron sus visitantes de siempre.

Jugadores que son técnicos:

AMIGOS Y COMPAÑEROS. Los luleños, en un partido del torneo pasado. WWW.FACEBOOK.COM

Los primeros días de competición para Brown fueron con las típicas adversidades de un equipo que empieza a escribir su historia. Dos derrotas en los primeros dos partidos no fueron el mejor inicio, pero tampoco fue tan sorpresivo sabiendo que el equipo todavía no tenía DT.

“Al principio nos dirigíamos entre nosotros. Yo, por ejemplo le decía a un compañero: ‘salí vos'”, comentó Alejo Alzogaray. “A mediados del campeonato empezamos a ganar varios partidos seguidos y nos dijimos: ‘la cosa va en serio. Hay que contratar un DT'”, agregó.

El primero fue Eduardo Gamboa, quién se hizo cargo y generó nuevas sensaciones. “Era raro, porque no estábamos acostumbrados a que nos manden, pero sabíamos que era para mejor. Él le terminó dando la identidad y la disciplina al grupo”, aseguró Esteban Ruiz Saavedra. Luego, Gamboa tuvo que dejar por cuestiones laborales y asumió Martín Palacios.

Con la llegada de los primeros éxitos también se acercó la gente, los hinchas del “marino”. “Nosotros tenemos una hinchada 90% femenina: madres, amigas, hermanas, novias, etcétera”, se ríe mientras festeja Alejo.

Otro dato curioso es que algunos de ellos forman parte de la subcomisión del club, algo que se lo ganaron al conseguir que el equipo logre participar de la Liga. Las autoridades máximas, sin embargo, son algunos de sus padres: Rubén Ruiz, Miguel Nogales y Germán Granero. Con las cuatro patas conformadas entonces (hinchas, dirigentes, jugadores y técnico), el equipo terminó tercero en su primer torneo. En el de este año están en cuartos de final.

Otra de sus innovaciones fue crear la división infantil, donde reclutaron a varios niños, a los cuales ellos mismos enseñan. ¡Bravo!

PUNTO DE VISTA:
Por Martín Palacios
Técnico y preparador físico del equipo

Al haber jugado sin DT la campaña anterior, los chicos pedían a gritos disciplina, alguien que los guíe. Gracias al buen primer torneo que hicieron, decidieron que querían tener un técnico y un preparador físico. Yo era un allegado hasta que en febrero me eligieron a mí para que los dirigiera. Mi fuerte no es dirigir básquet. Nunca fui jugador, pero al ser profesor de Educación Física lo que hago es organizarlos en la cancha y prepararlos físicamente. Dentro de la cancha se nota mucho su compañerismo; es obvio que son amigos. En base a eso obtienen lo que obtienen. Este año aspiramos a por lo menos igualar lo que hicimos la temporada anterior.

Sobre cómo aceptaron las reglas, al no estar acostumbrados, lo hicieron muy bien. Aceptaron las órdenes, ya que ellos mismos se habían dado cuenta que era lo que realmente necesitaban para progresar. Por ejemplo, ellos nunca habían hecho actividad física, sólo se juntaban a jugar al básquet. Este año, por primera vez hicieron una pretemporada y eso es muy importante.

Otro de los objetivos son las inferiores. La idea es empezar a recoger los frutos que ellos siembran cuando las entrenan antes de cada práctica o encuentro que nosotros tenemos en la Liga.

Sobre cómo aceptaron las reglas, al no estar acostumbrados, lo hicieron muy bien. Aceptaron las órdenes, ya que ellos mismos se habían dado cuenta que era lo que realmente necesitaban para progresar. Por ejemplo, ellos nunca habían hecho actividad física, sólo se juntaban a jugar al básquet. Este año, por primera vez hicieron una pretemporada y eso es muy importante.

Otro de los objetivos son las inferiores. La idea es empezar a recoger los frutos que ellos siembran cuando las entrenan antes de cada práctica o encuentro que nosotros tenemos en la Liga.

Sobre cómo aceptaron las reglas, al no estar acostumbrados, lo hicieron muy bien. Aceptaron las órdenes, ya que ellos mismos se habían dado cuenta que era lo que realmente necesitaban para progresar. Por ejemplo, ellos nunca habían hecho actividad física, sólo se juntaban a jugar al básquet. Este año, por primera vez hicieron una pretemporada y eso es muy importante.

Otro de los objetivos son las inferiores. La idea es empezar a recoger los frutos que ellos siembran cuando las entrenan antes de cada práctica o encuentro que nosotros tenemos en la Liga.

Nota de: Nicolás Iriarte
Redacción LA GACETA
Twitter: @nicoyfatiga

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .