Nota de LA GACETA a Rubén Alfredo Solórzano

"Debemos preguntarnos qué es lo que queremos y empezar a caminar juntos", dice Solórzano. LA GACETA / FOTO DE EZEQUIEL LAZARTE

Si bien el club que preside atraviesa un muy buen momento en lo deportivo, el titular del club Talleres de Tafí Viejo reclama un sinceramiento de todos los estamentos: “Hay que cambiar la realidad del básquet”.

El tiempo de los festejos quedó atrás. El bicampeonato de Talleres aún está fresco en la mente de quienes se sienten identificados con la divisa “aurinegra” y su presidente, doctor Rubén Alfredo Solórzano, elabora una suerte de balance a la vez que reflexiona sobre el futuro del básquet vernáculo.

Para él, un nuevo título tiene un sabor particular. Es el segundo conseguido desde su llegada al máximo cargo dirigencial y con el aditamento de tener a dos de sus hijos, Jerónimo y Lautaro, como integrantes de la plantilla superior.

“Creo que ha sido un buen año el de Talleres, sin dudas. No conozco otra manera de llegar sin trabajar en el día a día. Fijate que no hubo vacaciones para ningún jugador. Estamos en plena temporada del Torneo Federal de Basquetbol (TFB); había que retomar el entrenamiento de inmediato para enfrentar a Nicolás Avellaneda”, dice a modo de repaso de lo que fue el año anterior para su institución.

“Me apena lo de Alberdi”

Después, expresa con sinceridad su aflicción por el abandono de Alberdi en el Torneo Federal “más allá de haberle ganado los últimos partidos a un rival que se ha transformado en un clásico para Talleres, me apena que se haya bajado del campeonato. Ellos nos derrotaron muchas veces y se había convertido en un gran duelo. Es una lástima por la barriada de Villa Alem, por el básquet tucumano todo que no se haya podido ayudar para evitar esta situación… Es preocupante”, apunta sobre la deserción de la JBA.

El mismo desasosiego que revelan sus palabras cuando habla de la JBA, queda al descubierto al analizar el presente de la disciplina. “Esta vez nos tocó festejar a nosotros, pero está claro que estamos viendo una disciplina en decadencia. En el Federal, tengo 11, 12 jugadores, pero en todas las categorías que actúan en el ámbito local sumamos 200. Hay que reflotar al básquet, que tiene muchos problemas, eso es evidente. Creo que los presidentes de los clubes, deponiendo intereses, debemos juntarnos y ver qué es lo que está pasando. Estamos haciendo mucho daño a toda una generación de jugadores“, afirma convencido.

“Quizás nosotros, los dirigentes, ni mencionamos la responsabilidad que nos cabe. Un club es un contenedor social, que te educa y cumple un rol primordial porque el deporte es salud. ¿Cómo no vamos a darnos cuenta de esto? Creo que todos queremos lo mismo, que el básquet mejore, de una manera u otra… Para eso es menester juntarnos y preguntarnos qué es lo que queremos y partir de ahí caminar juntos”, agregó.

“Hay que observar un detalle -dice con vehemencia- en el TFB: a 1.200 km de Tucumán, se maneja organizadamente con una computadora y va perfecto el torneo. ¿Cómo no se va a poder hacer acá? Hay que sincerarse, sentarnos todos en una mesa para ver cómo le damos una solución a esto, que se cumpla a rajatabla un calendario como corresponde, tanto en formativas como en mayores. No está bien el básquet, sus canchas están vacías. Hay potencial, tenemos que buscar la manera de cambiar esta realidad“, finalizó.

Fuente: LA GACETA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .