Ruben Magnano fue el gran personaje de la Copa Argentina

El DT campeón olímpico en básquetbol en Atenas 2004 volvió a dirigir en el país

Por Miguel Romano
Enviado especial:
LA NACION DEPORTIVA

BAHIA BLANCA.- Desde 1992 hasta 2004, cuando dejó el seleccionado nacional tras consumar la hazaña más gloriosa del básquetbol argentino con el oro de Atenas 2004, el cordobés Rubén Magnano había logrado por lo menos un título nacional o internacional en cada temporada. Fueron 20 en esos 13 años, dirigiendo a un club o con la celeste y blanca. De allí en adelante, la sequía absoluta. Se fue a Europa, probó suerte y acrecentó sus conocimientos en Varese, de Italia, y luego en Sevilla, de España, donde no concluyó su tarea por los escasos buenos resultados y decidió regresar al país en febrero último. “La verdad, nunca me fijé en eso. No contabilizo los títulos ganados ni los perdidos; pero siempre tengo ganas de lograr uno y no pierdo el apetito, siempre tratando de hacer un trabajo sólido y coherente”, afirmó, con indisimulable alegría, tras conquistar con su Atenas del alma la Copa Argentina, luego de la victoria del conjunto cordobés ante Boca por 86 a 73.

La brillante defensa impuesta por su equipo y la contundencia y claridad con la que Atenas consiguió el campeonato no fueron, sin embargo, los aspectos más relevantes del certamen. Lo sobresaliente y hasta asombroso fue observar su protagonismo, el carácter y la energía que desarrolló al borde de la cancha en el Osvaldo Casanova de Bahía Blanca. Con gestos ampulosos, gritos constantes, con enojos, insultos y protestas incluidos, Magnano se convirtió en el personaje de la Copa.

“Estoy feliz por cómo jugó el equipo. Orgulloso de la entrega, el esfuerzo, pero fundamentalmente por la solidaridad y el altruismo de todos. No dependimos de una figura, todos fueron importantes. Este es el básquetbol que me gusta”, agregó con la misma seguridad, seriedad y energía con las que se movió todo el tiempo frente al banco de suplentes.

Desde 2003, cuando obtuvo su última Liga Nacional (suma 8 en total), y 2004, cuando logró la Liga Sudamericana (tiene 3, más 2 sudamericanos de clubes), el conjunto cordobés desapareció de las marquesinas. Pero volvió con toda la furia en Bahía. Con un estilo agresivo, punzante, veloz y con momentos de altísima calidad. Un trabajo que lo convirtió en candidato indiscutible para ganar la próxima Liga, que comenzará mañana, en Formosa, donde los cordobeses serán los retadores del actual campeón, Libertad, de Sunchales, en un choque que ya congregó enormes expectativas.

“Lamentablemente estos títulos son efímeros. Sólo tuvimos un día para disfrutarlo, porque ya hay que pensar en Libertad. Lamentablemente el programa de partidos nos obliga a realizar un esfuerzo enorme. Jugamos tres noches seguidas en Bahía y el miércoles inauguramos la temporada frente a un gran rival y después de viajar muchísimos kilómetros”, acotó antes de asegurar que Atenas se ganó ya el rótulo de favorito: “Tenemos jugadores con suficiente chapa y experiencia como para saber cargar con ese compromiso. Pero nosotros no hablamos de títulos, sólo de seguir trabajando fuerte para seguir mejorando cada día”.

En la cancha, declarando, o donde sea, todos saben que volvió Magnano, con su sello, a puro carácter, y con más hambre que cuando comenzó a dirigir.

FUENTE: DIARIO LA NACION

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.