El club Belgrano Cultural y Deportivo festeja 75 años de historia

El «Patriota» celebra un nuevo aniversario, desde su fundación el 21 de enero de 1947; su mayor logro fue ascender a la Liga Nacional en 2000.

SU LUGAR EN EL MUNDO. Así se encuentra actualmente la cancha de básquet de Belgrano, que fue inaugurada en 1948 y está ubicada en Las Heras 753.

El club de básquet Belgrano Cultural y Deportivo cumple hoy un nuevo aniversario. Y la institución ubicada en Las Heras 753 prevé un festejo a la altura. Su máximo logro fue el ascenso a la Liga Nacional, allá por 2000, con un equipo repleto de buenos jugadores. Por estos días, busca volver a levantar esos cimientos, cuando inicie su recorrido en el Torneo Federal. En el club, además del básquet, también se practica vóley y patín.

“Se vive el momento con mucha alegría y entusiasmo. Obviamente 75 años no se cumplen todos los días. Es la boda de diamante del club”, aseguró su presidente, Mariano San Martín. “Siempre trato de que el club pueda desarrollarse. De que pueda crecer en lo institucional, en infraestructura y en las formativas”, añadió.

Ahora, ¿cómo fue el inicio de este gran club? A fines de 1946 se produjo una división en la subcomisión del básquet del Club Atlético Central Norte, cuya cancha estaba ubicada en Moreno al 200. Ante esto, dirigentes y jugadores, enojados porque la entidad sólo le daba importancia al fútbol, decidieron crear una nueva. Y el 21 de enero de 1947, en General Paz 375, encabezado por Augusto Machado, nació Belgrano Cultural y Deportivo.

Al poco tiempo de su inauguración, Augusto y Albino Machado, gestionaron un crédito en la Caja Popular de Ahorros y adquirieron un predio en Las Heras 753. Dos años más tarde, en 1948, en esa ubicación fue inaugurada la nueva cancha de básquet y sería el hogar en donde Belgrano empezaría a desplegar toda su gran trayectoria.

Ese mismo año, los “Patriotas” lograrían el ascenso a la Primera división del básquet capitalino derrotando en la final, a su entidad madre, Central Norte.

En 1950, el conjunto de Las Heras obtuvo un podio nacional en los “Torneos Evita”, con los juveniles Ricardo “Gringo” Squassi, – años más tarde sería presidente del club-, Gerardo “Magaldi” RomanoCarlos SoriaMario Núñez y Hugo Gagosky, entre otros.

Sin embargo, todo club necesita crecer desde lo edilicio. Por eso, a principios del 60’, bajo la conducción de Aurelio Cirilo, se inauguró toda la estructura del frente, con cimientos dotados para la construcción de un edificio de siete pisos. Y en la década del 70 se logró finalizar el ansiado tinglado sobre la cancha de básquet, inaugurado en diciembre de 1973 durante la presidencia de Carlos “Coto” Machado.

Con el avance de infraestructura, en 1987 llegó el primer título en Primera división. En aquel entonces, el equipo era dirigido por Miguel Turcatti y tenía jugadores de gran nivel como Roque San Martín, Guillermo Martínez y Octavio Danielsen, entre otros.

En 1997, con Álvaro Arraya como entrenador, se logró el segundo título anual de la historia. Desde ese momento, Belgrano tuvo un gran campeonato y subió a la Liga “B”. Luego con Alberto Marti como técnico, ganó la Segunda división y el 28 de mayo de 2000, tocó el cielo con las manos.

Con un equipo de calidad, el sábado 27 de mayo de 2000, el “Patriota” consiguió su máximo logro deportivo: ascender a la Liga Nacional, tras derrotar a Gimnasia y Esgrima La Plata.

Reestructuración

El club pos liga, entró en una profunda crisis y se vio obligado a iniciar un proceso de reconstrucción. Por eso, en 2003, Roberto Sagra, ya como presidente de Belgrano, comenzó a sentar las bases. El objetivo para volver a levantarse fue apelar a las divisiones formativas. Y con el técnico Francisco Ruiz, los “Patriotas” lograron dos subcampeonatos anuales de la Asociación Tucumana de Básquet.

Gran presente

Durante las presidencias de Gonzalo RayaRicardo Squassi (h) e Ignacio Golobisky, se consolidaron las transformaciones edilicias y en 2015, con San Martín, logró un título local después de 21 años, con el Torneo Provincial (con Mario Vildoza como DT) y el Regional de Clubes del NOA.

“La institución se encuentra tratando de impulsar el básquet profesional y de mejorar la categoría inferior”, dijo Vildoza. “Está bien organizado con unos dirigentes que siempre están realizando lo mejor para el club”, aseguró el jugador Sebastián Osores.

Una segunda casa
Por Ignacio Golobisky, ex presidente de Belgrano en 2009-2015

Ignacio Golobisky

Es el club de mi barrio. Es sin dudas, mi segunda casa. Yo siempre digo que tengo dos grandes amores: Atlético y Belgrano. Es donde pasamos la infancia, nuestra adolescencia. Era un poco el espacio para formarse, y no solamente como jugador de básquet.

Creo que los clubes de barrio son escuelas de vida, donde se forman, más que deportistas, personas de bien y gente que quiere aportar al colectivo de esta ciudad.

Después, me incorporé a la dirigencia acompañando a Squassi, “Pepe” Armando y Roberto Sagra. Creo que hice un humilde aporte, un pequeño granito de arena a la larga historia de Belgrano. Aposté más a la infraestructura y creo que la actual gestión, con Mariano San Martín, hizo muchísimo más, en todo sentido

Roberto Sagra es un gran amigo de toda la vida. Aquí son todos de Belgrano, más allá que él es de San Martín y yo de Atlético. Sin dudas para mí y seguro que para él también, fue la gran base de formación de dirigente. Fue una escuela

En el club se hace un gran esfuerzo, por ahí no se me caía nada por llevar el bolso con las camisetas, usar mi vehículo para trasladar algunos jugadores para jugar el partido y hasta me tocó dirigir algún partido de las divisiones formativas. Todo eso es parte de esa escuela como club de barrio.

Gran formación para la vida
Por Roberto Sagra, ex presidente de Belgrano 2003-2005.

Roberto Sagra

Yo a mis 13 años fui al club y pasé muchos momentos de mi vida ahí. Primero como jugador, después como técnico de las inferiores. Y me tocó acompañar desde el punto de vista dirigencial.

Empecé en la dirección técnica desde chico. A los 16 años dirigía las inferiores y un año más tarde, me tocó hacerlo en la Primera división, eso fue muy importante para mí. Después sufría, porque me lo tomaba muy en serio y no me contenía en muchas situaciones

El club, más que todo, fue nuestra casa y hoy es el hogar de nuestros hijos. Mi formación de la vida fue el club, porque no te da solamente una formación deportiva, sino que en definitiva te forma para la vida. Sin duda que me marcó. Luego lo seguí apoyando.

El club siempre fue un lugar de encuentros para todos. Me acuerdo que una de las cosas fundamentales, era que Belgrano tenía un sentido de Tucumán, esa era mi idea. Nosotros en el club éramos pocos, pero toda la provincia lo apoyaba. Ese era mi orgullo, darle un sentido al básquet de Tucumán

Lo de Belgrano me formó en la vida, sobre todo, no sólo en lo deportivo. Que mi hijo Ignacio esté en el club para mí representa una alegría. De cierta manera es como nuestro, es una familia grande que vamos cambiando los dirigentes, pero estamos unidos.

Cuando el «Patriota» estuvo en lo más alto

“Se formó un buen equipo, con mucha química. Había jugadores ganadores. Se notaba en la cancha, podíamos ir perdiendo por 20 y lo dábamos vuelta al partido, no era lo ideal, pero teníamos personalidad. Todos tenían su rol, nadie era la súper estrella del equipo”, recuerda Raúl Rodríguez, integrante del plantel que logró el ascenso a la Liga Nacional.

FIGURAS. Este es el plantel de Belgrano, que ascendió a Primera en 2000.

El sábado 27 de mayo de 2000, Belgrano entraba a la historia grande, luego de derrotar a Gimnasia y Esgrima de La Plata, por la final del TNA y así, obtener un boleto a la Primera división.

Aquel gran plantel dirigido por Alberto Marti, estaba conformado por Diego Sánchez, Raúl Rodríguez, Cristian AragonaJorge Corbalán, Humberto ManzoSergio AleOscar ArceEduardo Palazzo, Diego MaggiLauro Mercado y el estadounidense Eddie Washington.

“Eddie se amigó tanto, que era un tucumano más. Él, a pesar de que era muy joven, se identificó con el grupo. Se adecuó al equipo, a la provincia y a los hinchas”, contó “Mocho” sobre el neoyorquino. Tal fue la algarabía por ese equipo, que el estadio Defensores de Villa Luján, colapsaba en cada encuentro del “Patriota”.

Rodríguez, además de acordarse de la noche que los consagró, recuerda la rivalidad que había en ese entonces en el básquet. “Hubo un partido con Ciclistas de Junín, que ganamos de visitante. Cuando terminó, íbamos para un bulevar y nos paran hinchas de Argentinos, el clásico de Ciclistas para abrazarnos y besarnos”, aseguró con melancolía.

Nota de La Gaceta

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.