Reportaje de La Gaceta a Bruno Romano

bruno-romano
TRAYECTORIA. Bruno pasó por varios clubes y también jugó en Puerto Rico.

El ala pivot, hijo del inolvidable Carlos Eduardo, llegó al club en el que se inició su padre.

Lleva un apellido insigne en el básquet tucumano. Es el heredero de uno de los jugadores que se proyectó internacionalmente y que se hizo lugar en la historia grande de esta disciplina. Bruno Romano, hijo de Carlos (o simplemente “El Negro”), viene forjándose su propio camino y llegó a esta ciudad para sumarse al plantel de Central Córdoba.

Con 25 años y 2.01 m de estatura, nacido en Capital Federal (“yo digo que soy tucumano”, acota), ya jugó en todas las categorías de la Liga Nacional y en la “C”. Comenzó en Peñarol (Mar del Plata) y después pasó por Ciclista Juninense, Atlético Mar del Plata, UPRM Mayagüez, de Puerto Rico (“estuve tres años y estudiaba Marketing y Finanzas”, cuenta), La Unión de Formosa, Firmat FCB, Argentino de Junín, Echagüe de Paraná, Anzorena de Mendoza, Olimpia de Catamarca y El Sureño (Tierra del Fuego).

– ¿A qué apunta Central Córdoba?

– Y… La Liga “B” es muy dura; hay equipos como Banda Norte, como Facundo (para mí el gran candidato de la zona), los conjuntos de Córdoba, Anzorena está muy bien… El grupo recién está rodando, llevamos 20 días de entrenamientos, casi todo físico. El plantel está bárbaro, trabajando bien, “El Mocho” Rodríguez y Sergio Ale se entrenan como dos pibes de 20, corren a todos lados… Eso es muy bueno, marca que hay hambre, ganas de hacer grandes cosas, demuestra que siguen con la misma mística que trajeron de la Liga “C” y que debemos trasladarla a la Liga “B”.

– ¿Qué lo decidió venir a CC?

– Tuve varias propuestas, algunas del TNA. Me tentaron infinidad de cosas, desde que tengo a dos horas a mi viejo y a mi vieja, ahora en Santiago del Estero; las amistades, que son un montón, porque mi viejo nació en este club, en el que salió el “Negro” Romano que todos conocen. Me dieron muchas ganas de venir y aportar un granito de arena.

– Y ahora está en el club en el que surgió su papá…

– Creo que elegí bien, más allá de que sea una Liga “B”. Me gusta el grupo, me ilusiona, y todos los chicos piensan igual. Podemos pelear algo importante. Y así nos estamos preparando, a full. Queremos llegar bien al debut. Y el entorno de responsabilidad, de organización que hay en este club, es de otro nivel en la Liga. Es un proyecto serio el de “CC”, están metidos en esto con mucha seriedad. Y no me olvido de mencionar el apoyo que da Tucumán BB, con Julio Luna, que es muy importante. Creo que esto es un enfoque similar a cuando mi viejo tomó la selección de Tucumán; ahora surge todo otra vez, es lo mejor que le puede pasar al básquet acá…

-¿ Cómo se lleva con el hecho de ser el hijo del “Negro” Romano?

– Me pone contento que por ahí me tiren: “si jugaras la mitad de lo que fue tu papá estamos salvados”. Uno se ríe, tipos grandes me hablan de mi viejo. El fue campeón del mundo con Obras, pocos consiguieron vestir la camiseta de la Selección argentina a los 19 años como él. Yo hablo de él y se me ponen los ojos brillantes porque es un grande. Es difícil que no me comparen, pero yo soy Bruno, y las cosas que hago, las hago al cien…

– Defínalo como entrenador…

– Me dirigió en Peñarol, en las inferiores de Atlético Mar del Plata y en Ciclista. Es insoportable, ¿qué puedo decir? Sabe cómo entrenar al máximo y sabe cómo hacerse el boludo (sic). Pero es lo mejor que me pudo haber pasado.

Fuente: La Gaceta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .