Asociación Mitre campeón nacional de básquetbol de los Evita 1952/53

“La hazaña de unos changuitos tucumanos”

VICTOR LUPO

Por Víctor F. Lupo *
Capitulo del libro inédito “100 Ídolos Tucumanos”

PRESIDENTE. Juan Domingo Perón

Ustedes todos, cuando vuelvan a sus provincias se van a transformar en figuras, la gente y los chicos especialmente van a tratar de imitarlos, porque ustedes van a ser espejos en donde los otros se van a mirar. Y por la tanto ustedes deben responder a esa confianza. Deben asemejarse al presidente de la nación y mucho más si ganan el Torneo.”, palabras grandes comos estas nos decía el Gral. Perón a los deportistas que en varias ocasiones almorzábamos con él, durante aquellas finales de los Campeonatos Evita disputadas a principios del año 1953.

José Luis “Pepe” Gallucci

Yo con mi edad puedo asegurar que Perón fue el más grande estadista de la Argentina “y  nosotros lo que estábamos allí queríamos todos ser como Perón”, nos cuenta, en una lluviosa mañana de noviembre del 2010, José Luis Gallucci, nacido un 16 Agosto de 1937 en San Miguel de Tucumán y uno de los participes de aquella historia fenomenal del club Asociación Mitre “A” campeón argentino de infantiles de básquetbol en los Campeonatos Evita 1952/53.
.

BREVE HISTORIA DE LOS CAMPEONATOS

En el año 1949, desde la Fundación de Ayuda Social “María Eva Duarte de Perón”, se lanzaron los “Campeonatos Infantiles de Fútbol” luego recordados como “Campeonatos Evita”, con una participación inicial de 15.205 inscriptos en todo el territorio nacional, y en el que solamente participaban equipos de fútbol. En 1949/50 los inscriptos aumentaron a 74.185. En 1950/51, había ya 110.687 participantes (este año se incorporaron los Torneos Juveniles “Juan Perón”, interviniendo en más deportes). En 1951/52, no se jugaron los juveniles y los inscriptos fueron 83.750. Casi la misma cifra (86.185) para el Torneo de 1952/53. En 1953/54, donde por primera vez participaron los deportes femeninos hubo una participación de 218.540 jóvenes argentinos. En el torneo 1954/55 (último disputado) la cifra fue mayor, en una Argentina que tenía una población cercana a los 16 millones de habitantes.

El mismo Perón fue el encargado de contar sobre el nacimiento de la Fundación: “Un día al regreso de Evita de un viaje a Santa Fe, durante la cena ella me cuenta su idea de armar la Fundación. Parecía una máquina de calcular. Le di mi consentimiento con una pregunta ¿y el dinero? Le pregunté. Ella me miró divertida. Es simple – dijo- comenzaré con el tuyo. Con el mío, ¿y cuál? Tu sueldo de Presidente (…) El primer decreto de protección a la Fundación fue creado por mi mujer mientras comíamos; no estaba lleno de artículos, pero fue más drástico que cualquier ley escrita”.

Fue ese gran sanitarista santiagueño, Dr. Ramón Carrillo, primer Ministro de Salud Pública de la Nación en 1946, que con su lema Contra los males colectivos tienen que venir los remedios colectivos” había ideado la práctica de los torneos deportivos para lograr realizarle a cada niño participante una revisación médica completa. Por el Decreto Nacional  32.912 de 1948, se declaró obligatorio el Examen Médico Predeportivo a todos los argentinos que practiquen una actividad física. Carrillo escribió en los considerandos de este Decreto lo siguiente: “Que el objeto del deporte es perfeccionar la salud y no formar campeones, quienes por el hecho mismo de sus condiciones excepcionales, no pueden tomarse ni como modelos ni como objetivo para el numeroso grupo de hombres y mujeres jóvenes que se dedican al desarrollo físico de su persona…”.

Y de acá es que Evita con “su Fundación” y su enjundia acudió con su entusiasmo a la realización de los mismos.

LA HISTORIA DE MITRE CONTADA POR UN PROTAGONISTA

Gallucci, comienza a desarrollarnos esta maravillosa historia contándonos que: “en aquella época había una fiebre por jugar al básquetbol. En cualquier calle se veían changuitos jugando en la vereda y donde los imaginarios aros eran los balcones o la chapita del número de las casas. Argentina había logrado ser primer campeón mundial de básquet en 1950 y subcampeón panamericano detrás de EE.UU. en 1951 de la mano de Jorge Canavesi. Y todos los que leíamos El Gráfico queríamos ser Furlong o del Vecchio, jugadores estrellas de los campeones”.

En esa época solo en la capital de Tucumán existían más de 30 clubes para los varones y casi 20 de femenino donde se practicaba este deporte. A esto se le sumaban los colegios secundarios con sus inolvidables intercolegiales.

En este contexto se llevo a cabo en la provincia los 4° Campeonatos Infantiles Evita entre los meses de setiembre, octubre, noviembre y diciembre del año 1952.

El club Asociación Mitre, fundado en 1939 ubicado en la Av. Belgrano al 1547, a una cuadra y media de la famosa plazoleta Mitre, al noroeste de la ciudad de San Miguel, y que tuvo en su historia deportiva jugadores de la talla del “Bocha” Escobar y el del “negro” Rodolfo Ramírez, en la década del 50, de Gregorio Moreno y Enrique Zarlenga en los ‘60, el “Nene” Díaz Barrera en los ’70 y los hermanos Muruaga recientemente, presentó cuatro equipos de básquetbol en la misma categoría en esos Evita, por la cantidad de niños que tenía la institución en ese momento. Todos ellos eran dirigidos por el ex jugador del club, José Javier Molina.

José Luis Gallucci relata la historia que vivió en primera persona y luce su preciado trofeo.

ETAPA LOCAL:

En esta etapa participaron muchos equipos de básquetbol de los distintos clubes como así también de los colegios secundarios y aún de grupos de chicos que algún delegado juntaba en el barrio para armar un equipo representativo. Todos querían ser parte de los Evita e imaginarse con llegar a las finales en el lejano Buenos Aires.

“Yo jugué en Mitre “A”, en la categoría hasta antes de cumplir los 16 años. Debutamos contra el colegio Tiburcio Padilla. Era suplente en el primer partido y me acuerdo que había un petisito del Tiburcio que encestaba  porque –al subestimarlo- no lo marcaban bien. Me llamó don Molina, me hizo reemplazar a uno de los zagueros, me dijo que no lo dejara tirar con tranquilidad  y esto dio un buen resultado” comienza contando el “Pepe” Gallucci, para seguir diciendo: “En la final de la Capital en un partido jugado en la cancha de Estudiantes, vencimos a Mitre “B” con toda la hinchada de nuestro club en contra a excepción de nuestras madres. Faltando unos segundos, Eduardo Rolando “Rudy” Risso, uno de los grandes jugadores  convirtió el doble del triunfo con un tiro de pecho de larga distancia para ganar por un tanto. Gracias a él viajamos a Buenos Aires para quedar en la historia”.

El derrotado equipo de Mitre “B tenía buenos jugadores que tiempo después integraron el plantel de la primera división del club como: Juan Cano (papa del actual diputado nacional), Tabero Díaz, Tatun, Luis Bello y uno de los hermanos Risso, entre otros.

Con este triunfo el equipo de Mitre “A” salio campeón invicto en esta etapa local de la ciudad de San Miguel de Tucumán, para pasar a jugar la etapa provincial con equipos de otras ciudades vencedores de los regionales. Allí casi no hubo rivalidad para los changos de la Plazoleta Mitre, ya que los equipos de las ciudades del interior eran notoriamente más débiles.

El equipo campeón de básquetbol de los Evita disputado en 1952 estaba compuesto por: Orlando Ignacio Mockevich, Luis Ariel Amarillo, Víctor Hugo Gómez, Rubén Darío “Gringo” Erdelyan (capitán), José Luis Gallucci, José Eusebio Palma, Tufi Tame, Víctor Jorge Elías, Segundo Domingo Robles y Eduardo Rolando Risso.

EL VIAJE A LA GRAN METROPOLIS

“Para ir a jugar las finales en Capital Federal nos hicieron dos trajes a medida a cada uno (uno gris y otro azul), confeccionados en un sastre de la calle Moreno primera cuadra. Nos dieron zapatos, ropa de calle y toda la indumentaria deportiva. Viajamos en camarotes todos los equipos de distintos deportes que salimos desde la Estación del Mitre con nuestros familiares despidiéndonos” recuerda “Pepe” para seguir contándonos “El año anterior que yo no fui, por que estaba de arquero en un equipo de fútbol, el equipo de Mitre había salido subcampeón al perder con Mendoza en la final. En ese plantel había varios de los que viajaban nuevamente más  Espíndola, Paco González, Fernando Arce y el flaco Erdelyan (hermano mayor del Gringo), que ahora no participaban” cuenta Gallucci, para seguir detallando: Fuimos a parar al Club Hindú en Don Torcuato en el conurbano bonaerense. Allí estuvimos casi dos meses entre enero y marzo. Nos levantábamos a las 6,30 de la mañana y nos hacían bañar. A las 7 en punto comenzábamos a correr 7 kilómetros, vuelta a bañar y a desayunar (café con leche con tostadas o media luna con mucho dulce de leche). Desayunábamos, almorzábamos y cenábamos como los dioses. Allí conocimos el melón con jamón crudo. Teníamos muchos paseos entre partido y partido, conocimos las piletas de Ezeiza que había sido la Villa panamericana en los Juegos de 1951, presenciamos varios eventos deportivos como uno de la selección juvenil argentina de fútbol y también un partido entre Independiente (donde jugaba Ernesto Grillo, que bueno que era¡¡¡) y Racing en el cilindro de Avellaneda”.

El plantel de los chicos tucumanos estaba acompañado por Ramón Valladares (Jefe de equipo) y Guillermo Manca (delegado).

EL TÉCNICO

José Luis Gallucci, varias veces durante la entrevista nos habla con gran admiración de José Javier Molina, el entrenador de los campeones, que el año anterior había logrado el subcampeonato al perder con Córdoba en el partido final. Como no había cancha de básquet en el Hindú, Molina en la cancha de voley de arena colocó un tablero y practicaban sin picar tácticas en velocidad. Allí les enseño a todos sus jugadores a tirar ganchos.

Por las tardes partían a entrenar en el club Boulogne o en Campo de Mayo adonde iban en tren y nadie les cobraba porque participaban en el Evita.

Molina, era un gran estudioso del básquet y tenía conocimientos sobre sus rivales a los cuales viajaba a verlos jugar.

LA CAMPAÑA DE ASOCIACIÓN MITRE “A” EN LA FINAL

Los 9 partidos para ser campeón

La zona clasificatoria no le resulto difícil a los tucumanos para clasificarse ganador invicto de la misma.

El 3 de febrero, luego de varios días instalados en Buenos Aires, llego el debut tan esperado en estadio de Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque (GEVP). Esta institución era en esos momentos “la meca del basquetbol porteño” porque contaba en su plantel de básquetbol a figuras de la talla de “Pillin” Furlong, Viau, Monza y Pérez Varela, todos integrantes de la Argentina campeón mundial y además al técnico Jorge Canavesi. “Te imaginas vos como nos sentíamos nosotros en esa cancha” nos dice Gallucci.

El lugar no les peso a los tucumanos que triunfaron con amplitud y comodidad a Buenos Aires por 43 a 13, con Palma como goleador con 12 tantos, revalidándose en su primera actuación como un serio aspirante al título.

Siguieron sus triunfos frente a Santa Cruz por 50 a 20; a Chubut por 31 a 24 y a Río Negro en el partido más difícil por 29 a 27, con un doble del jugador Robles sobre la pitada final.

El equipo de Asociación Mitre campeón del Evita en el 53 junto a Peron, antes de iniciar el partido final.

HOMENAJE A EVITA

El día 18 de febrero de 1953 todos los niños que participaron en las finales del Campeonato Infantil Evita ’52 organizados por la Fundación Eva Perón tuvieron un día muy especial. Fueron trasladados a la ciudad de Lujan en la provincia de Buenos Aires para asistir en la Basílica de Lujan a una misa en homenaje a la memoria de la “Jefa Espiritual de la Nación” y creadora de estos juegos, Evita, fallecida el 26 de julio del año anterior. Los deportistas luego asistieron al Museo de la localidad y fueron homenajeados con un asado en las instalaciones del Automóvil Club Argentino (ACA)

Los chicos participantes de los Juegos Evita, agasajados en la Quinta de Olivos por Perón donde estuvieron en varias oportunidades.

ZONA FINAL

A la rueda final llegaron los 5 ganadores de zona que fueron junto a Asociación Mitre, los equipos del club Atlético Riojano de  La Rioja, el Ateneo Medalla Milagrosa de Capital Federal, Estudiantes como representante de Córdoba y el de la provincia Eva Perón (actual La Pampa). Estos equipos jugaron un mini torneo de todos contra todos. En la primera jornada los tucumanos tuvieron fecha libre y el representante de Capital Federal obtuvo un significativo triunfo frente a los cordobeses.

El primer partido de Mitre fue contra el representante de la provincia Eva Perón. Se jugó en el estadio de Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque (GEVP) a cancha llena.

El partido fue de tramite fácil con un contundente resultado de 45 tantos a 21 a favor de Mitre.

El sábado 21 de febrero de 1953 se jugó la tercera fecha y los tucumanos son derrotados por única vez por Córdoba (“un equipo tan bueno como nosotros” en la opinión de Gallucci) por 34 a 30.

Por la misma fecha se produce un empate entre los riojanos y Eva Perón en 31 puntos, ya que en este Torneo no había tiempo suplementario, para cuidar el físico de los chicos.

El día martes 24 de febrero, por la cuarta fecha en el estadio de los “millonarios” de River Plate ubicado en el barrio de Núñez, Asociación Mitre enfrenta a los porteños del Ateneo Medalla Milagrosa. Este encuentro comenzó cerca de la medianoche por la demora en partidos anteriores y el campeonato de tiro libres que se realizara entre los participantes del Torneo. Era el partido que Tucumán debía ganar si o si porque si vencían los porteños eran ya campeones seguros. Fue un partido para el infarto como se expresa conmumente.

De entrada los porteños sacaron de ventaja tres dobles, ante un Mitre desorientado que parecía más en estar pensando en la derrota ante Córdoba la fecha anterior, que en el partido que jugaba. Esta ventaja se mantuvo hasta el final de la primera etapa que terminó 15 a 10 a favor de los locales.

En la segunda etapa todo siguió igual y Ateneo logro llevar hasta 10 puntos de ventaja. Al llegar a los 3 minutos finales, cuando en ese entonces se colocaba la bandera roja, el local estaba a 8 puntos de los chicos tucumanos. En esos momentos el jugador Palma convirtió 2 dobles seguidos para aminorar la ventaja pero replicaron los porteños con un nuevo doble. Los tucumanos vuelven a convertir 2 dobles para ponerse a 2 tantos. A escasos momentos de la final, Capital tiene 2 tiros libros a ejecutar, por una falta. El primer tiro es errado optando por no tirar el segundo para sacar del lateral (algo que era reglamentario en ese momento). Mitre recupera la pelota y faltando 15 segundos el jugador Orlando Mockevich, un luchador sin igual,  es objeto de una falta con la posibilidad del empate si convierte los 2 libres, ante el delirio de la tribuna completa de tucumanos residentes en Bs. As. Mockevich, convierte el primero y marra el segundo pero aparece la mano milagrosa de Robles para cachetear la pelota en el aire y convertir el doble triunfador, al igual que en el partido frente a Río Negro en la zona clasificatoria. El público creyendo el final del partido invade la cancha para festejar pero aún no había llegado el final. Se jugaron los 15 segundos finales ante un enorme nerviosismo que hizo perder la pelota a los chicos porteños y Tucumán la retuvo hasta el final logrando el triunfo mas festejado por 36 a 35.

En el otro encuentro disputado en la cancha de (GEVP) en el barrio de Villa del Parque, Córdoba logra vencer a La Rioja por 36 a 35, también en el minuto final. Los riojanos tuvieron una gran actuación en este partido, especialmente de Emilio Dávila, uno de los mejores jugadores del campeonato.

El día 27 de febrero Capital Federal vence a Eva Perón por 25 a 22 y Tucumán en su cuarto partido hace lo mismo sobre club Atlético Riojano por 47 a 43

Debido a que hubo un triple empate con 6 puntos cada uno, fruto de 3 victorias y una derrota, entre los representantes de Córdoba, Capital Federal y los del “Jardín De la República” como se la llama  también a Tucumán, se efectuó un sorteo para desempatar, en el que resultó que Asociación Mitre “A” de Tucumán jugaría directamente la final.

En la primera fecha se enfrentaron entonces Córdoba y Capital, imponiéndose nuevamente los porteños por 39 a 33.

El presidente de los argentinos, Juan Domingo Perón, realizó el salto de honor en la final disputada en el Luna Park.

PARTIDO FINAL

El día 3 de marzo en una noche muy lluviosa se disputo el partido final en el Mítico estadio del Luna Park, ubicado en la Av. Corrientes y Bouchard del Bajo porteño, muy cerca del Río de La Plata.

En el encuentro anterior La Rioja le ganó a Eva Perón por el cuarto puesto 41 a 33, partido que se detuvo cuando ingresó el Presidente de la Nación ante una ovación impresionante, acompañado del gobernador de Buenos Aires, Carlos Aloé, el presidente de la CADCOA, Dr. Rodolfo G. Valenzuela y el directivo de la Fundación, Atilio Renzi. Con su sonrisa inagotable, su calma y su simpatía siempre presta a manifestarse ante cualquier demostración de su pueblo, el Gral. Perón saludo al estadio y los chicos que estaban jugando.

Y llegaba la gran final, nuevamente tucumanos y porteños por la gran revancha. En el estadio no había neutrales. Uno por el público porteño y todas las delegaciones de las provincias que hinchaban por los tucumanitos.

Los rostros de los jugadores mostraban esa tensión especial que se apodera de los nervios cuando llega lo tan esperado. El presidente de la nación que da el salto inicial. Y el partido en marcha.

Nuestro técnico José Javier Molina nos había dicho antes del partido, cuenta Gallucci: “Capital es el equipo que mejor defiende en zona, nosotros somos los que mas rápido jugamos. O sea que para ganarles hay que tratar de que salgan a marcarnos fuera de la zona. ¿Y como hacíamos para que esto sucediera? Jugándole la pelota bien afuera (en ese entonces no había el reglamento de los 30 segundos o sea que se podía tener el control de la pelota todo el tiempo que quisieras) para obligarlos a salir. Si ellos van perdiendo se van a enloquecer. Pero tenemos que sacarle una ventaja de 6 puntos para hacer esto (aunque las tribunas nos chiflen). Nunca pudimos llegar a sacarle esa ventaja pero cuando estuvimos adelante le jugamos la pelota”.

Mitre comenzó mejor con un buen juego y goleo pero con muchas fallas en los tiros libres donde en el primer tiempo erró 8 tiros, por lo que el resultado de esa etapa fue muy ajustado, 18 a 16 a favor de los tucumanos.

Al iniciarse la segunda etapa, el técnico de Ateneo Popular de la Medalla Milagrosa de Capital Federal, realiza varios cambios buscando modificar la estructura del equipo pero no resultó. Tucumán con la misma formación mejoro su juego y se puso a la mitad de este tiempo 36 a 25 para comenzar a jugar la pelota como se lo había solicitado su técnico, ante la gran algarabía de su público en las tribunas. El resultado final fue 43 a 27. El cerrado aplauso de todo el estadio, los festejos, jugadores en andas, los cánticos, vítores y los interminables abrazos. Y la foto con Perón en el centro de la cancha.

Síntesis del partido

Asociación Mitre: Risso (12 tantos), Mochevich (3), Erdelyan (3), Palma (4), Robles (14), Amarillo (10), V. H. Gómez (-), V. J. Elías (-), Tame (-) y Gallucci (-).Total 43

At. Medalla Milagrosa de Cap. Fed.: Storino (5 tantos), Dávila (-), Arbó (4), Rizoli (-), A. Millán (13), M. Millán (2), J. Arenas (2), H. Arenas (1), Daneri (-) y Laurenz (-) Total 27

ALGARABÍA EN EL JARDÍN DE LA REPÚBLICA

Apenas conocida la noticia del triunfo de Asociación Mitre en la finales de básquetbol en Buenos Aires, dirigentes, asociados, familiares e hinchas del club verdolaga llenaron con gran algarabía, pese a lo entrado de la madrugada, la plazoleta Mitre de la capital tucumana. Desde allí organizaron espontáneamente con distintos medios de transporte una caravana que recorrió distintas calles para finalizar fotografiándose en la puerta del diario La Gaceta.

El gobernador de la provincia, Sr. Luis Cruz inmediatamente envío un telegrama al jefe de la delegación que decía: “Llegue por su intermedio a los niños deportistas integrantes del equipo de básquetbol, que tan magnifico papel cumplieron para orgullo de nuestra querida provincia en la rueda final de Deportes Infantiles, que lleva el nombre de la Mártir del Trabajo, protectora de la Niñez, Eva Perón, mis más sinceras felicitaciones por el titulo obtenido”.

ENTREGA DE PREMIOS Y HOMENAJES

La entrega de premios se realizó en la Quinta Presidencial de Olivos al mediodía del día 5 de marzo, en un almuerzo que participaron todas las delegaciones participantes. El presidente de la nación, Juan Domingo Perón, entrego los premios correspondientes a los distintos ganadores en fútbol y básquetbol. Allí los dirigentes de Asociación Mitre recibieron los siguientes trofeos, Copa Campeón Argentino de la Fundación Eva Perón; Copa Campeón Argentino de la Subsecretaría de Informaciones de la Presidencia de la Nación y Copa Campeón de Tucumán del Ministerio de Obras Públicas de la Nación. Mientras que los jugadores, técnico y delegados recibieron medallas, replica en miniatura de las 2 copas de Campeón Argentino, una plaqueta de 200 mm x 150 mm, cuyo material es de onix y la chapa de plata con detalles en oro. Además cada uno de los jugadores recibió un bono de la Caja Nacional de Ahorros Postal por un valor de 100 $.

“Era la época en que Perón quería que ahorráramos y publicitaba el ahorro entre los niños y jóvenes” cuenta Gallucci.

Por su parte, el veterano ciclista cordobés, Juan Palau, obsequió al equipo tucumano un juego de medallas por el torneo ganado.

A las postres de la comida ofrecida, el General Perón pronunció un discurso durante el cual dijo, entre otras cosas: “Un año mas he querido venir personalmente para hacerle entrega de los primeros premios del campeonato de básquetbol y fútbol. Al hacerlo como presidente de la Fundación Eva Perón, no puedo iniciar esta ceremonia sin dirigir nuestro recuerdo a la fundadora y creadora de esta actividad infantil que hoy nos llena de orgullo a todos los argentinos: Eva Perón”. Inmediatamente todos los asistentes se pusieron de pie en homenaje a la ilustre desaparecida. El presidente respondió “Muchas gracias” y siguió diciendo: “La actividad deportiva contemplada desde el punto de vista nacional es de una importancia extraordinaria… Decimos que en esta tierra los únicos privilegiados son los niños…En ese privilegio debemos englobar la formación de sus jóvenes personalidades y ninguna escuela más adaptada a su formación espiritual y física, que la escuela del deporte, cuando esa escuela se realiza con verdadero desprendimiento, con verdadero entusiasmo y gran corazón. Creo que el deporte es una actividad que debe nacer en el pueblo, germinar en el pueblo, desarrollarse en el pueblo y vivir perennemente en el alma de los ciudadanos del pueblo”.

El General Perón en su parte final, con excelente buen humor, hizo objeto de bromas a los jugadores tucumanos, diciendo que son unos “bandidos” y “picaros” para plantear cada partido y que por eso triunfaron. Reconoció que fue un titulo merecido y justificado, por el talento que demostraron tener en el partido final.

“Luego del discurso nosotros nos acercamos a Perón para saludarlo y él nos pregunto si teníamos alguna necesidad en nuestras familias, ya que él –como presidente- les solucionaría ese problema de inmediato. Ante ese inesperado ofrecimiento, los  más -atrevidos felices- respondieron que sí. Y así sucedió que Eduardo Risso –número 12-volvió a Tucumán y trabajó en el correo desde entonces hasta que se jubiló y falleció.  Luis Amarillo –el número 4- al regresar, empezó a trabajar en la Universidad Nacional de Tucumán, hasta llegar a jubilarse como gráfico y encuadernador. A otro que solicitó una maquina de cocer para su madre, le contesto en broma que No, queres darle más trabajo a tu madre, vos…”.

Las instalaciones del Hindú Club fueron testigo de distintos homenajes a los changuitos de Asoc. Mitre. Toda la delegación tucumana que participó en distintos deportes en el Torneo, con la presencia del Sr. Carlos Gallac (Pte. comisión organizadora de Tucumán), el Sr. Roberto Alá Rúe (Pte. de la Delegación), el Sr. Ramón Alejandro Valladares (Jefe delegación de básquetbol) y el Prof. Orlando Correa (secretario delegado), entre otros dirigentes le realizó un almuerzo. Con la animación de Roberto Cervetto, un súper hincha porteño, gran amigo de los jugadores tucumanos, se evocaron distintos episodios del torneo que acababa de finalizar. Uno de ellos fue la promesa a la Virgen de Pompeya de la Sra. Concepción T. de Schwab, una entusiasta tucumana desde hace mucho tiempo residente en Buenos Aires. Hizo la promesa de que si ganaban los chicos de la Plazoleta Mitre, iría desde al atrio al altar de rodillas y por supuesto la cumplió al día siguiente del  triunfo.

Otro homenaje a los campeones, le realizó la delegación de Córdoba en la cena, donde tucumanos y cordobeses confraternizaron durante varias horas para finalizar con concursos de canto y baile folklóricos.

El general Perón haciendo entrega del trofeo a los campeones de básquetbol.

RECIBIMIENTO A LO CAMPEÓN

La partida de los campeones de basquetbol desde la estación de Retiro a su provincia fue el día sábado 7 de marzo a las 7,10 de la mañana por el ferrocarril Mitre, ante una crecida concurrencia de tucumanos que viven en la gran metrópolis y de algunos porteños amigos.

En cada estación por las ciudades de la provincia de Tucumán, el tren iba a paso a de hombre para que la gente que se acercaba a cada estación pudiera ver las Copas y a los campeones.

Cabe destacar la recepción, que el domingo al mediodía, la familia deportiva de Tucumán brindó a los “changos” de Mitre. Fue extraordinaria, algo que jamás se había visto en la historia del deporte tucumano. Más de seis cuadras de extensión tuvo la caravana, en la que se vio gente, no sólo del deporte, sino también de aquellos que aún jamás habían asistido a un estadio de básquetbol. Ellos acompañaban caminando, en bicicleta, en vehículos de diferente tipo. Expertos calcularon en más de tres mil la cantidad de personas que se congregó para dar la bienvenida a tan dignos campeones.

“Nosotros los del plantel íbamos en la camioneta de Roque Di Pinto (un gran hincha del club) donde llevábamos las Copas y saludando a todos los vecinos que salían de sus casas a saludarnos, seguido de los camiones llenos vecinos que habían venido a esperarnos”, cuenta emocionado Gallucci. Algunos transportes había puesto la Dirección de Turismo de la provincia para que los hinchas de Mitre estuvieran presentes en la llegada. A los flamantes campeones lo pasearon por toda la ciudad hasta llegar a la Plazoleta Mitre (Av. Sarmiento y Av.  Mitre).

Días después los recibió el gobernador Luis Cruz, a toda la delegación tucumana que había viajado a Buenos Aires, para felicitarlos personalmente. De estos chicos campeones llegaron a jugar en la primera división del Club: Eduardo Rolando Rizzo, Luis Ariel Amarillo y Segundo Domingo Robles. “Otros fueron dirigentes del club en algún tiempo, pero todos fueron muy buenas personas, como nos había señalado el General”.

Multitudinario festejo a la llegada de los campeones en la estación ferroviaria Mitre de Tucumán.

* Autor de los libros “HISTORIA POLITICA DEL DEPORTE ARGENTINO” y  “100 ÍDOLOS PORTEÑOS”.
Fuente: Revista Mundo Amateur

Anuncios

Un comentario

  1. Que alegria ver que el club de mi infancia, el club que me vió crecer, llego a tener trayectoria nacional, los colores se llevan en el alma.
    Mitre querido siempre estaras en mi corazon.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.