En Tafí Viejo el león se despierta de su siesta

MARTÍN AYUSA lleva el club en los genes (nota al pie) / Foto de Edgardo Guzmán

Para Talleres la declaración de la Pandemia se produjo en plena competencia del Torneo Federal. Como en el resto de los clubes, se esperaba un pronto retorno a las actividades. Un anuncio que no llegaría y hundiría al club en un letargo del que se despierta con fuerza.

El presidente de la Institución el Dr. Rubén Solórzano, médico traumatólogo fiel a su ética profesional, dispuso en el inicio de la Pandemia un estricto acatamiento de las medidas sanitarias.

La vuelta a la actividad reflejaría las consecuencias de las puertas cerradas: acumulación de tierra y suciedad y la vandalización de baños, vestuarios e instalaciones eléctricas. Un costo lamentable en una sociedad llena de problemas sociales pero bajo, tratándose del cuidado de los socios y de la comunidad taficeña.

Como un león después de una siesta se levantó y sacudió su polvo gracias a las familias que se acercaron con palas, escobas y carretillas; junto a una predisposición de trabajo para ver a la institución de nuevo activa y con las puertas abiertas, y poder así recibir a los cientos de niños y jóvenes que esperaban con ansias el retorno de las actividades.

En la actualidad el club cuenta con casi el doble de chicos que antes de la pandemia, lo que hace pensar a los directivos que la cuarentena ha ayudado a recuperar el valor de los clubes. Esperan que esta convocatoria ayude a afrontar la crisis financiera que la situación sanitaria conlleva. En este contexto resulta esencial el apoyo por parte del Estado, mediante programas nacionales como “Clubes en Obras”, y de la Municipalidad que aporta recursos y mano de obra en forma permanente. La gestión de Javier Noguera es particularmente valorada en el club debido al apoyo a las instituciones en general y, a través de ello, al deporte mismo.

OBJETIVOS DEPORTIVOS

Talleres conserva desde hace más de 10 años una plaza en el Torneo Federal, pero se encuentra actualmente participando del Torneo Prefederal por iniciativa de la Confederación y la Federación de Básquet, que tiene por finalidad, entre otras cosas, la implementación del sistema de registro digital. Un salto tecnológico que permitirá una agilización en la gestión de datos, desde la transferencia de jugadores hasta las planillas de partidos.

El plantel de la “T” es prácticamente el mismo que defenderá los colores en el Torneo Federal. El club espera para esta competencia, contar además con Jerónimo Solorzano, jugador que se inició en el club y que retorna luego de su paso por Independiente de Santiago del Estero, y sumar también un pivot de U23.

La dirigencia sabe muy bien que la participación en competencias fuera de la provincia permite una mentalidad de crecimiento que funciona como una fuerza de tracción para mejorar en muchos aspectos, desde lo material hasta el capital humano a través de capacitaciones. Ese crecimiento le ha permitido a Talleres nutrir los planteles nacionales. Hoy la pre selección Argentina cuenta con jugadores formados en el club, como Leandro Vildoza y Sebastián Orresta.

El León ostenta un logro único: en 2010 se consagró campeón absoluto, logrando ser primero en todas las categorías, lo que manifiesta el interés puesto en lo formativo como estandarte institucional.

Primer equipo de Talleres: (de izq a der) Arriba: Iván Julian, Ignacio Oliver, Matías Solórzano, Alejandro Díaz y Álvaro Rodriguez
Abajo: Lisandro Abregú, Lautaro Gramajo, Pablo Madedo, Facundo Orresta y Cristian Soria.

EL CLUB EN LOS GENES

La vida de los clubes en nuestra provincia aparece ligada a la identidad de un barrio, de una ciudad, de un pueblo. Como si en sus paredes, tribunas, pisos, tableros y aros, se materializara la idiosincrasia, los ideales y las pasiones de una comunidad. En la historia de un club hunden también sus raíces genealogías familiares, que preservan y trasmiten junto a la herencia genética, los colores de una camiseta y el sentir de una identidad irrenunciable.

Martín Ayusa en la actualidad es dirigente de la Federación de Basquetbol de la Provincia de Tucumán, maneja el departamento de Competencias. Antes de ello fue directivo del Club Talleres, de Tafí Viejo. Una función que sigue ejerciendo, pero “sin cargo”, como él mismo lo afirma.

“Mi vida está ligada al club. Antes de aprender a caminar aprendí a flotar en la pileta. Hice todos los deportes, natación, básquet, tenis”, cuenta evocando su niñez, y la historia familiar. “Mi papá era deportista. Mi hermano jugaba al básquet, mis hermanas nadaban muy bien. Toda mi familia va a la cancha, mi mamá iba a la cancha cuando estaba viva”, agrega con un todo de nostalgia en la voz.

Los lazos de la familia Ayusa están unidos también al club: “mi hermana mayor se conoció con Solórzano (ex-jugador y actual presidente) en el club”. “Uno de mis hijos, el del medio conoció también a su novia en el club, por el básquet”. Ayusa y Solórzano son familias tradicionales en la institución.

Martín protege la herencia del León como un tesoro familiar. “El club, diría que es mi primera casa. El club y el básquet me han permitido ver crecer a mis hijos. Al más grande lo llevé a los 3 años. Los llevé a todos los partidos, he viajado con ellos, con la selección también, a todos lados”.

El tiempo pasa pero algunas cosas se preservan. “Hoy sigo siendo un dirigente, un dirigente sin cargo”, finaliza. No es a la dirigencia común a la que se refiere, sino a una tradición y herencia familiar imbricada en la vida del club.


Nota de Esteban Robles

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.