Nota de La Gaceta al femenino de Sportivo Guzmán

CAMPEONAS. Vanesa Espinoza, Claudia Quinteros, Lorena Casarrubia, Silvia Martínez y Mónica Oviedo. LA GACETA / JOSE NUNO
Sportivo Guzmán reconquistó el título de campeón hace dos semanas en el básquet femenino. El logro, conseguido en forma invicta por el equipo de Villa 9 de Julio, motivó un medido festejo.

LA GACETA reunió a cinco integrantes de la dotación que alcanzó la coronación en el torneo del cual participaron cuatro equipos. Lorena Casarrubia (capitana, vendedora), Silvia Roxana Martínez (contadora), Vanesa Espinoza (estudiante de Ciencias Económicas), Mónica Oviedo (miembro de la Policía provincial) y Claudia Quinteros, goleadora de la final con 19 puntos, describieron las sensaciones que les dejó el éxito obtenido y, a la vez, la realidad de una disciplina que supo de tiempos de mayor esplendor.

“Es obvio que nos gusta salir campeonas, pero el hecho de que no pierdas no te permite crecer. Es lindo ganar, pero cuando la competencia es más fuerte y te toca perder un par de veces, te ponés las pilas y vas a entrenarte porque querés superarte”, reflexiona Silvia.

Lorena asiente las expresiones de su compañera y da su opinión: “es que cada vez hay menos chicas interesadas en jugar y tampoco hay buenos formadores. Es importante contar con un entrenador que te ordene en la cancha. Con Silvia, cuando jugamos la Liga Nacional (2008) tuvimos un buen técnico (Ariel Abregú), que hacía entretetenidas las prácticas y realmente enseñaba”.

“No hay entrenadores que enseñen lo básico: fundamentos, técnica de juego…Y también es verdad que a las adolescentes no les interesa demasiado el deporte”, acota Silvia, basquetbolista de alma y contadora de profesión. Ella tiene dos hijos que heredaron su pasión por este deporte (Agustín y Jesús en las formativas de Atlético). Otro, Julián, juega al fútbol en las inferiores de Argentinos del Norte.

Vanesa respalda esa afirmación y agrega: “sí, muchas chicas tienen hoy otras prioridades antes que jugar al básquet. Esto te tiene que gustar y eso implica dejar de lado cosas como salir con el novio, ir a bailar…”

Claudia agrega su mirada a estos temas: “sí, faltan entrenadores, esto es totalmente amateur y carecés de muchas cosas. Yo creo que también tiene que ver lo económico. Alguna vez fuimos a otras provincias y vimos que equipos femeninos tenían hasta gimnasio propio. Eso acá no existe. Y en los clubes donde hay básquet masculino, el femenino es como de segunda”

Casi a coro, protestan porque en las instituciones en las que se practica al básquet en ambos sexos la prioridad es para los varones. “No hay dudas de que hay un concepto totalmente machista”, dicen en tono de queja. Son campeonas, pero a la vez aspiran a que haya más equipos y que el básquet de mujeres detenga la curva declinante de los últimos años.

Sucesos que pasaron a formar parte del anecdotario:

Ni acontecimientos familiares importantes frenan las ganas de jugar de Lorena Casarrubia, Silvia Martínez y Vanesa Espínola, protagonistas de situaciones que pasaron a formar parte del anecdotario. El día de la final contra Juventud tomó su primera comunión Mauricio Alberto, el hijo de Lorena. “Me levanté como a las 7.30, no quería perderme por nada el partido. Por suerte pude llegar a tiempo a la cancha de Belgrano; jugamos, traté de dar lo mejor de mí, ganamos el título y regresé urgente a casa”, cuenta una de las mejores tiradoras del baloncesto de mujeres.

Hace algunos años, Silvia vivió algo similar. “Era la primera comunión de mi hijo Martín y teníamos un juego importante con Central Córdoba. Cuando se acercó la hora les dije a mi familia y a los invitados: ’ya vuelvo’. Salí apurada y apenas terminó regresé lo más rápido que pude”, cuenta la más experimentada del plantel.

Vanesa (21, estudiante de Ciencias Económicas) también tiene lo suyo para narrar: “yo jugaba en Tafí Viejo, cumplía 15 años y mi mamá hizo rezar una misa en acción de gracias. De la iglesia partí a la cancha, jugué y enseguida regresé para reencontrarme con mis amigos”.

Nota: La Gaceta

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.